COMUNIDAD

Octubre: Mes de Sensibilización sobre el Cáncer de Mama

Consejos útiles para una buena digestión

Información para pacientes

Procesos de la Digestión:
Los alimentos que nutren a nuestro organismo pueden clasificarse en: hidratos de carbono, proteínas y grasas, conjuntamente con pequeñas cantidades de vitaminas y minerales. Ellos luego de ingeridos son procesados por la digestión absorbiéndose en el intestino.
En general, la mucosa gastrointestinal no puede absorber ninguno de ellos en su forma natural, por lo que, sin un proceso de digestión preliminar, no podrían servir como elementos nutritivos.
Para su digestión y asimilación, siempre intervienen enzimas que son compuestos que segrega el aparato digestivo, principalmente el estómago, hígado y páncreas, que ayudan a disolver las sustancias alimenticias para que puedan pasar fácilmente a la sangre y ser el sostén de todas las funciones del organismo.
El buen comer hace a una buena salud. Las transgresiones alimentarias en cantidad o calidad pueden traer trastornos digestivos que generen molestias orgánicas. Los alimentos ricos en grasas y el consumo excesivo de alcohol son los productores más frecuentes de estos problemas.
Si usted sufre frecuentemente de alteraciones digestivas (mala digestión) a la hora de las comidas, este folleto le ayudará a interactuar con su Médico y encarar racionalmente el manejo clínicoterapéutico de su problema.

Digestión de los hidratos de carbono

En la dieta humana existen tres fuentes importantes de hidratos de carbono.
La primera es la sacarosa que es la que contiene el azúcar de caña; la segunda es la lactosa que está contenida en la leche y la tercera son los almidones que se hallan en los cereales.
Los hidratos de carbono, principalmente los azúcares aportan una gran cantidad de calorías y de energía y su exceso es transformado en grasas corporales.
Las dificultades en la digestión de los hidratos de carbono son frecuentes y se presentan luego de la ingesta de los mismos, que no son bien digeridos por procesos enzimáticos deficientes.
Los signos y síntomas más comunes son la producción de gases a nivel gástrico o intestinal, con la consecuente distensión a nivel del estómago (aerofagia) o del intestino (meteorismo).

 

Digestión de las proteínas

Los alimentos de origen animal tienen alto porcentaje de proteínas, ellas también son indispensables para la vida.
Desde el proceso de su ingestión los alimentos deben pasar por la digestión y absorción a través del aparato digestivo con la ayuda de las enzimas que los transforman en compuestos químicamente sencillos antes de poder atravesar la mucosa intestinal e incorporarse en el torrente circulatorio, que los distribuye a todo el organismo.
La ingestión inadecuada o excesiva de proteínas, puede producir un retardo de la digestión y la consecuente sensación de plenitud y pesadez.
En este sentido, juegan un papel muy importante los jugos y enzimas pancreáticas y hepáticas.

 

Digestión de las grasas

Las grasas están contenidas en gran proporción en los alimentos de origen animal.
Son necesarias como fuente de energía.
Se caracterizan por brindar un agradable sabor a los alimentos. El exceso de consumo conlleva a frecuentes trastornos digestivos además de su acumulación en el cuerpo o en la sangre en forma de colesterol y otros compuestos que aumentados pueden producir severas enfermedades.
Los trastornos digestivos más comunes se producen luego de comidas abundantes (mayormente hipergrasas) que superan la capacidad de producir una digestión normal, en las que intervienen las enzimas digestivas.
El cuadro común a esta intolerancia es la que produce la indigestión (dispepsia) caracterizada por pesadez principalmente a nivel del estómago, náuseas, cefaleas, acumulación de gases, pudiendo concluir con vómitos y/o diarreas.
También en este caso tiene una fundamental importancia las alteraciones del hígado, vesícula biliar y páncreas a través de sus secreciones enzimáticas.

 

El tratamiento

Las dificultades digestivas post-ingesta de comidas pesadas o abundantes, se las puede englobar dentro de las denominadas “dispepsias”. El paso inicial es adecuar la alimentación con comidas livianas, de fácil digestión, evitando principalmente las grasas y los fritos, el excesivo consumo de alcohol y las comidas abundantes.
Si eventualmente se transgrede la alimentación puede ser de beneficio para evitar estos problemas, tomar un digestivo con las comidas prescripto por el Médico.
El ácido tióctico es uno de los fármacos más indicados para la prevención y el tratamiento de los trastornos anteriormente mencionados. Es un efectivo detoxificante y antioxidante que protege al hígado del alcohol y de los tóxicos.
La pancreatina es un extracto pancreático enzimático que facilita los procesos de la digestión cuando están alterados, normalizando la insuficiencia digestiva a los hidratos de carbono, proteínas y grasas.
Los procesos de mala digestión se acompañan casi siempre, con la producción de gases (flatulencia) a nivel del estómago (aerofagia) o intestino (meteorismo), causando las propias molestias de la distensión.
La simeticona es un fármaco que tiene la capacidad de disminuir la producción de gases o facilitar su eliminación, aliviando la molesta distensión que ellos producen.
Otro componente de importancia es la celulasa que es una enzima que actúa en la digestión de los vegetales, disminuyendo los desórdenes digestivos que pueden producir estos alimentos mal digeridos.

Consejos útiles

Las comidas balanceadas en hidratos de carbono, proteínas y grasas son las que brindan el mejor estado de salud. Deben prevalecer las fibras, vegetales y proteínas, debiéndose ingerir la menor cantidad de grasas posibles.
El alcohol, aún tomado en cantidades menores, es transformado en sustancias oxidantes. Estas pueden provocar lesiones en pacientes con pocas defensas antioxidantes o cuando el alcohol se toma en exceso. Las personas suelen creer que conocen “su medida” de alcohol. En realidad sólo experimentan la medida que les manifiesta síntomas.
El pleno funcionamiento hepático es esencial para la mayoría de los procesos digestivos y de detoxificación en el organismo. Cumpla con los cuidados que le aconseja su Médico. Siga las instrucciones dietéticas si le son aconsejadas. Si se le prescribe un medicamento cumpla con los controles recomendados. Los análisis bioquímicos identifican las fallas hepáticas a tiempo. No prolongue los tratamientos ni los repita sin el consentimiento de su Médico..

Recuerde: Usted y su médico deben trabajar juntos para el control de sus trastornos digestivos. Esta información no sustituye el tratamiento médico.

Advertencia: La presente sección se brinda solamente con carácter informativo, de ninguna manera puede reemplazar el criterio del profesional. Ante cualquier duda sobre su salud consulte a su médico única persona habilitada para tal fin.